Métodos para aprender sobre estética profesional

Son muchos y buenos los reportajes sobre estética profesional que podemos encontrar y que nos enseñen trucos, métodos, productos etc. que nos sirvan para tener nociones sobre estética profesional. Pese a que es muy buen (y recomendable) comienzo que no debemos dejar de practicar, necesitamos algunas premisas más para llegar a aprender todo lo necesario que, sin llegar al nivel de un titulado, nos sirva para conocerlo todo o casi todo sobre estética profesional, ¿por dónde empezar?

Imagen

Imagen: latamdiscoverymedia.com

El utillaje y las herramientas perfectas

En toda disciplina, contar con las herramientas perfectas es vital para desempeñar una buena labor. En el mundo de la estética profesional ocurre exactamente lo mismo, y pese a que con pocos recursos podemos llegar a conseguir buenos resultados, el manejo de un buen set de peluquería y estética nos puede ayudar a adquirir una mayor pericia.

Desde secadores de pelo profesional hasta planchas que tengan en cuenta los diferentes tipos de cabello te ayudarán a aplicar los métodos que vayas aprendiendo con los mejores resultados.

Encuentra un lugar de conversación y apoyo

En peluquería y estética la práctica es vital. Esto no quiere decir que únicamente te dediques a usar de conejillo de indias a amigos, familiares y conocidos, sino que puedas poner en común todo lo que vas aprendiendo y practicando, así como consultando las mejores formas de conseguir resultados óptimos.

Para ello no dudes en buscar foros, blogs, portales de estética etc. donde puedas formar una comunidad que te ayude en el aprendizaje día a día.

Ve creando tu propia fórmula mágica

Tal como veremos a continuación, aprender de los mejores nos puede ayudar, pero no se trata de imitar, sino de adquirir el conocimiento que nos permita crear nuestro propio estilo.

Con ello no queremos decir que debas buscar tu receta mágica que dé con una metodología rompedora, innovadora y nunca vista (que te animamos a ello, pero no se trata de eso en estos momentos del aprendizaje amateur) sino que vayas adquiriendo e incorporando aquellas técnicas que mejor te funcionan, aquellos productos que mejor resultados te han dado, los tonos que consideras más favorecedores para según qué ocasión etc.

El mundo de la estética no consiste en la práctica de la repetición: no a todo el mundo le sienta igual de bien un pelo corto o una cola de caballo, pero sí que podemos llegar a intuir y acertar con el momento y el estilo que le va a cada uno y potenciarlo.

Busca referentes y referencias

Aprender es más sencillo si lo hacemos de manos de los mejores. Esto no quiere decir que tomes a tu peluquero de confianza como maestro y le pidas lecciones, pero sí que te fijes en cómo procede, en qué tratamientos sigue, qué productos y qué herramientas usa etc.

Por otra parte no dejes de consultar los portales y reportajes de peluquería. En ellos descubrirás tendencias, trucos, consejos y multitud de contenidos que te ayudarán en tu formación amateur.

Y recuerda: si te apasiona este mundo no dudes en lanzarte a la división profesional. Da el salto y apúntate a una escuela o inscríbete en cursos que te marquen la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *