Category: Nutrición

Comer de todo y aun así bajar de peso. ¡Descubre cómo!

El sueño de cualquier persona: comer sin engordar. ¿Cómo es eso posible? Te develamos el secreto a continuación, pero no puedes perderte de ningún detalle

Adelgazar es lo que todos quieren y hacerlo sin tanto esfuerzo es el sueño de todos. Sin embargo, no todo puede ser miel sobre hojuelas. Es necesario hacer algunos esfuerzos para lograr tales objetivos.

En ese sentido, lo peor que las personas que comienzan a cambiar sus estilos de vida, no es hacer ejercicios. De hecho, quizá pueda ser complicado, pero no es lo más difícil. Sin lugar a dudas, lo peor de esto es tener que dejar de comer lo que ya estamos acostumbrados a consumir. Cambiar todos los hábitos es por demás difícil, pero sobre todo es complicado modificar los hábitos alimenticios.

¿Te imaginas que pudieras comer lo que fuera y aun así continuar bajando de peso? ¡Es posible y te develamos el secreto a través de este artículo!

Es importante decir que comer es uno de los grandes placeres de la vida y luchar contra el hambre solo nos lleva a la frustración. Por tanto, no podemos asegurar que una dieta consista en “pasar hambre”. Para nada.

De hecho, gran parte de las dietas pensadas para perder peso consisten en comer menos y moverse más, o en eliminar algún alimento determinado de tu dieta. Todo esto, lo único que muchas veces ocasionaba era que quisiéramos, vehementemente, comer aquello que se nos había prohibido.

En ese sentido, te traemos una idea para que comas de todo y seguir adelgazando. Solo tienes que hacer algo de hueco a alimentos más saludables en tu dieta y ¡listo!

¿Qué debemos hacer?

  1. Sustituir alimentos:

Esto quiere decir que, luego de evaluar alimentos que antes no habíamos descubierto ni utilizado en nuestra dieta, comencemos a buscar nuevas formas de prepararlos para que no nos aburran y no pasemos hambre.

Para esto, nuestro trabajo consiste en salir de nuestra zona de confort y comenzar a ver nuevas opciones alimenticias.

  1. Verduras, frutas y hortalizas:

Es importante que en tu plato haya una buena porción de estos alimentos. Aunque no estás comiendo solo vegetales o frutas, tu comida tendrá considerablemente menos calorías.

Tus comidas pueden encontrarse en grandes cantidades sin problemas, siempre que incluyas, por ejemplo, una buena guarnición de pimientos, champiñones o espinacas.

  1. Controla la cantidad:

Aunque te puedas servir bastante comida, recuerda que no debes comer en exceso. Procura sustituir las grasas por alimentos más saludables y con pocas calorías, y no olvides que no puedes repetir platos.

  1. Evita el azúcar, pero no comas desabrido:

Queremos decir que es bueno que consumas alimentos dulces que no contengan azúcar, como frutas. De igual forma, procura sustituir el azúcar por endulzantes u otros elementos y consumirlos en menor cantidad.

¡Qué sencillo es hacer dieta! ¿No te parece?